Destacado

Sinergia científica cuántica para la salud: lo que vincula a Fritz Popp y Bruce Lipton

Como ya han desprendido de otros textos de este blog, Popp ya descubrió y comprobó científicamente que el cuerpo emite luz (biofotones),  y también descubrió que esta luz podía tener una forma  coherente  o  una forma desordenada, con gran emisión de fotones. Cuando el cuerpo  enferma, el flujo de biofotones aumenta o disminuye. Por ejemplo, en el caso del cáncer, tiene menos fotones. Es como si la luz se estuviera apagando. Las ondas de luz ofrecen un perfecto sistema de comunicación capaz de transferir información casi instantáneamente de un lado a otro del organismo. El hecho de que el mecanismo de comunicación de un ser vivo esté basado en ondas en lugar de en sustancias químicas también resuelve el problema central de la genética: cómo crecemos y cómo adquirimos nuestra forma final  a partir de una única célula. Para Popp, esta luz debe activar ciertas células con determinadas frecuencias. La conclusión sigue siendo la misma: la información se transmite en forma de ondas de interferencia que colapsan durante el desarrollo de los procesos biológicos que vemos con nuestros microscopios.

Albert Fritz Popp y Bernd Ruth construyeron una máquina —el fotomultiplicador— que captaba la luz y la contaba fotón por fotón. Después de múltiples experimentos, Popp demostró que estas frecuencias eran almacenadas y emitidas por el ADN de las células. Demostró que el cuerpo tiene una coherencia cuántica, y que a través del ADN, y por tanto  del sistema nervioso humano,  existe un campo cuántico consciente.

A los portadores de dicha información se les llamó biofotones, las células sanas los emiten de una forma excelente. Popp opina que este tipo de radiación se encuentra, efectivamente, al servicio de la comunicación celular, puesto que se trata de una emisión de tipo láser. Es decir, las células sanas no emiten ondas luminosas de forma caótica, sino rítmica y coherentemente (entendiendo por “coherencia” ‘un parámetro que indica la validez del intercambio de información en una comunicación’).

Cuando el cuerpo está en coherencia cuántica, el individuo tiene salud. Asimismo, cuando esta coherencia se pierde, el individuo enferma. Esta coherencia depende del estado mental de la persona, de su coherencia emocional. Si no mantengo la coherencia entre lo que siento, pienso y hago, ello se manifestará en mi biología cuántica, y a la postre en mi corporalidad. De ahí la importancia de tomar conciencia de ello y de hacer los cambios emocionales  necesarios para recuperar la salud.

Pero como de Popp ya he compartido bastante material, ahora quiero ponerlo en sintonía con los descubrimientos de otro biólogo, Bruce Lipton:

En su libro La biología de la creencia, Bruce H. Lipton nos demuestra con el descubrimiento de la membrana mágica que el auténtico cerebro de la célula es la membrana  y que  esta es capaz de captar  la información que viene  del exterior bien en forma de sustancias o de ondas. Cada célula vendría a ser como una unidad de conciencia, puesto que cada una tiene la capacidad de tomar decisiones.

Teniendo en cuenta lo expuesto, no es necesario hacer grandes esfuerzos para comprender la importancia de que todas las células de nuestro cuerpo trabajen en colaboración, al unísono, a fin de mantener la homeostasis necesaria para el buen funcionamiento del mismo.

Más adelante, Lipton se dio cuenta de que la membrana está organizada de tal manera que su dinámica no altera su integridad, y concluyó que se comporta como un cristal líquido. En su epifanía, Lipton había hecho un gran descubrimiento: la membrana es un cristal líquido semiconductor que equivale a un cristal semiconductor con entradas y salidas.

Esto nos demuestra que nuestros pensamientos y emociones actúan en nuestro cuerpo gracias a los microtúbulos que transmiten la información a todo el cuerpo —el internet corporal— y que las células la reciben y  emiten al núcleo las órdenes pertinentes para que fabrique la, o las, proteínas correspondientes. Dicho de otra manera, en nuestros genes hay cierta información, pero, para que se desarrolle, es necesario que el ambiente la estimule. No olvidemos que el cerebro de la célula es la membrana, a la que Lipton llamó «membrana mágica».

Doce años más tarde, una corporación de investigadores australianos dirigida por B. A. Cornell publicó un artículo en Nature que confirmaba la hipótesis de Lipton de que la membrana es homóloga a un chip de ordenador (Cornell y otros, 1997). Cornell dijo que la membrana no solo se parece a un chip, sino que funciona como si lo fuera.

Se podría concluir:

  • Las emociones y los pensamientos generan ondas que pueden materializarse en el mundo físico.
  • El ADN de las células se adapta al entorno bioquímico, social, ambiental, emocional y electromagnético.
  • Entrelazamiento cuántico: nuestros componentes más pequeños se comunican entre sí y, al mismo tiempo, con el resto del universo. Eso es lo que demuestra Popp, es lo que se hace bien específicamente p.ej. con las Secuencias Biophotónicas
  • La resonancia es un medio de comunicación instantáneo. Transmitimos nuestros pensamientos a las células por este método. Las características determinantes que nos predisponen al cáncer son la desesperación y la represión de las emociones. Gestionar las emociones puede ser una de las soluciones (Lipton)
  • Las células cancerígenas, desligadas de su entorno, se comportan de manera similar al ego.

En todo lo escrito anteriormente, he citado y modificado levemente breves pasajes del libro “El Arte de Desaprender” de Enric Corbera, sobre todo, porque está todo bien explicado. 

Obviamente aquí pueden buscarse sinergias para entrar en procesos de sanación de las personas, aplicando biofotones de una fuente confiable, así como el simultáneo trabajo emocional de acuerdo al esquema Lipton, los cuales actúa revitalizando el sistema celular.  ¡Existen pruebas científicas a los cuales la ciencia médica tradicional y conservadora encarcelada por la industria farmacéutica y otros intereses económicos y políticos mantiene secuestrada. 

En los secuenciadores móviles incluidos en los Productos Live Photonic Institut esto es muy evidente, a la medida de la persona. Una tremenda herramienta que recién se empieza a conocer en sus éxitos, incluso en Alemania. 

En el caso de los equipos asociados a la generación de Energía Espirovital si bien las secuencias biophotónicas poseen otro fin, otro camino, producen un efecto de gran impacto en el organismo: lo importante es entender que el oxígeno que tú y yo respiramos, allá afuera (claro que la calidad del  porcentaje de oxígeno de Santiago y otras ciudades fuertemente contaminadas, unas cuantas veces peor que el de p.ej. ciudades en las zonas costeras) es oxígeno triplete, un oxígeno “cansado” y definitivamente de segunda calidad. El hermosísimo proceso de la fotosíntesis lo que hace, es “inyectarle” energía a ese “oxígeno cansado”  para lo cual se sirve de la energía fotónica. En el proceso de Airnergy, esa luz surge por fracciones de segundos para energizar el oxígeno, luego se extingue y el oxígeno residual retorna a su estado anterior de triplete. El oxígeno activado, energizado, limpio, sale por la cánula nasal e ingresa al organismo con su cargamento completo de efectos colaterales benéficos y cero iatrogenia.

Como antes no me había referido a Bruce Lipton, a continuación un video resumido y traducido al español, acerca de la conferencia que realizó hace unos años en Argentina, refiriéndose a sus estudios y libro “La Biología de la Creencia”, que les recomiendo leer más allá de este video: 

 

EPOC – nueva e innovativa posibilidad terapéutica

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica o “EPOC” es un término general para describir varias condiciones que causan dificultades respiratorias.  Millones de personas viven con EPOC, que incluye enfisema, bronquitis crónica, algunas formas de asma y bronquiectasias, con tremendos costos de salud pública y también para los bolsillos de los enfermos. Es un problema creciente, donde la medicina tradicional cada vez choca más y más contra sus límites 

Los síntomas a veces se descartan como “envejecimiento normal” ya que la EPOC generalmente se diagnostica en personas mayores de 60 años, pero los síntomas, que pueden incluir dificultad para respirar, tos, opresión en el pecho, sibilancias y también fatiga y debilidad, pueden diagnosticarse como EPOC con ” pruebas de espirometría”, que es una prueba de respiración simple.

COPDLa mayoría de las personas que padecen EPOC han sido fumadores en el pasado o tienen antecedentes de inhalar otros contaminantes. En algunas personas, la EPOC es causada por un problema genético conocido como Deficiencia de Alpha-1 Anti-tripsina. En general, la EPOC empeora con el tiempo, aunque ahora hay varios medicamentos (principalmente en forma de inhaladores y nebulizadores) e intervenciones de estilo de vida que pueden ayudar a controlar los síntomas y mejorar la calidad de vida. Los corticoides vía respiratoria y oral también son administrados en dosis importantes, con los consiguientes efectos colaterales.

La empresa alemana Airnergy logró realizar grandes e innovativos avances, los cuales permitieron desarrollar dispositivos de espirovitalización. los cuales entre otros, han demostrado significativas mejorías en diversas enfremedades, dentro de ellas la EPOC.

¿Cómo funciona el equipo de espirovitalización de Airnergy?

Su funcionamiento patentado en realidad es muy sencillo: el dispositivo Airnergy pasa de manera normal el aire a través de catalizadores en los que se cambia el oxígeno por medio de un proceso de quimio-luminiscencia similar al proceso que se encuentra en la fotosíntesis de las plantas. El oxígeno que se logra estimular en ese proceso llega a un estado de energía más alto llamado estado “singlete”. Inmediatamente después de esta reacción o este estado, el átomo o molécula de oxígeno vuelve a su estado normal llamado “triplete” a través de este proceso de energía medible emitido que se combina con las moléculas del agua. Una vez que se obtiene ese proceso el aire es rico en energía para el usuario al respirarlo por medio de la máquina o filtro de aire de Airnergy completamente natural.

¿Qué significa que el aire está lleno de energía?

Como el agua, ya sea caliente o fría, el oxígeno también tiene diferentes propiedades. En agua caliente por ejemplo: se disuelven cristales, azúcar o sal rápidamente debido a que el agua caliente es una reacción preparada. En agua fría por ejemplo: se disuelven estas sustancias lentamente porque el agua fría es la madera de reacción. Nuestro proceso de respiración o exhalación de aire normal o habitual como seres humanos es la reacción lenta. Por lo tanto, nuestro cuerpo para utilizar el oxígeno y poder producir energía pone el oxígeno en el estado de reacción más alto denominado (estado singlete). Si el cuerpo pierde gradualmente esta habilidad debido al estrés, enfermedades o padecimiento, influencias o contingencias ambientales o la edad, el cuerpo necesitara nuevo oxígeno para mantener su nivel de energía y los procesos de regeneración. El beneficio de la terapia Airnergy está en que permite obtener oxígeno de una manera natural y completamente saludable para ayudar al cuerpo a causar un estado de energía y gracias a esto las células pueden absorber mejor y convertir el oxígeno en energía aportando múltiples beneficios a su cuerpo.

¿Cómo ayuda en padecimientos o enfermedades crónicas?

En los padecimientos o trastornos crónicos, el ser humano sufre de un pobre suministro de oxígeno a los tejidos. Con el dispositivo de Airnergy permite que se tenga un mejor uso del oxígeno en las células del cuerpo por lo que el cuerpo puede producir más energía y se aumenta de manera significativa la liberación de oxígeno de la sangre al tejido. La enzima “citocromo oxidasa” se activa de manera que se estabiliza el equilibrio oxidativo. Incluso el tejido celular más pequeño es ahora el suministro óptimo de oxígeno y lo por tanto, se sienten y observan grandes efectos positivos referente al padecimiento de enfermedades crónicas.

¿Puede el equipo realmente obtener la regeneración del cuerpo en general?

Dado que el 90% de toda la energía que consumimos en el cuerpo se basa en oxígeno, tener un buen consumo de oxígeno es de vital y extrema importancia para todas las funciones corporales. El dispositivo de Airnergy proporciona una mejor absorción de oxígeno en las células, documentado científicamente. Por lo tanto, la lista de problemas físicos que se mejoran o se eliminan como resultado de la terapia es larga y real. Por lo tanto, no es sorprendente que Airnergy hoy en día se usa en más de 60 países para aliviar muchas enfermedades, padecimientos crónicos, dolores entre otros. Importante destacar los numerosos premios y reconocimientos que ha recibido Airnergy por esta tremenda innovación, click aquí

¿Existen pruebas científicas de la tecnología que proporciona Airnergy?

Sí, existe una amplia evidencia científica. El Dr. Klaus Jung, Profesor de la Universidad de Mainz en Alemania, quien durante 25 años ha sido Jefe de medicina deportiva, prevención y regeneración, muestra en su libro:

Teil 1 “Handbuch der Somatovitaltherapie” el fundamento científico de esta terapia con la investigación que soporta su creación.

Teil 2 “Studien y Praxiserfahrungen” muestra más investigaciones y estudios sobre la terapia y los beneficios a la salud.

Además, hay aquí una guía de 44 referencias a la investigación y los estudios en literarios científicos que podemos enviar por correo electrónico, sólo a solicitud.

¿Es sólo un purificador/ filtro de aire?

No, no es de comparar con un purificador de aire. Un purificador de aire cuenta con una tecnología completamente diferente. Básicamente existen cuatro métodos para limpiar el aire y que  los productores combinan con varios tipos de filtros,

– Mecánica empujando el aire a través de filtros.
– Ionización electrostática.
– Reacción fotoquímica con los rayos UV.
– Reacción de plasma no térmico con corriente fuerte.

Sin embargo, este no es el propósito de la tecnología Airnergy.

¿Se puede utilizar o combinar la máquina con otros tratamientos?

Sí, la terapia puede ser recomendada como base para todos los otros tratamientos. El efecto de medicamentos puede ser mejorado, por lo que la dosis de estos medicamentos en consulta con el médico tendrá que ser ajustada (posiblemente menos dosis).

¿Por qué depende el bienestar del cuerpo del oxígeno?

Es sencillo,  porque solo podemos sobrevivir unos minutos sin oxígeno, es necesario para poder respirar más de 20.000 veces al día. El oxígeno es parte de todas las funciones en el cuerpo, es vital. Con el fin de formar la energía el trifosfato de adenosina (adenosín trifosfato, del inglés adenosine triphosphate o ATP) es un nucleósido trifosfato fundamental en la obtención de energía celular. Se usa en las células como una coenzima, normalmente referida como la “moneda molecular” de la transferencia de energía intracelular, se hace referencia como ATP que se necesita en oxígeno.

El ATP es vital para todos los procesos en las células. Cada día formamos tanto el ATP como nuestro propio peso corporal. Si no se forman ATP se cesa la vida. Hay varias cosas que son esenciales para nuestro bienestar, pero nuestro consumo de oxígeno es absolutamente vital e importante.

¿Cómo mejora las enfermedades pulmonares?

Cuando una persona padece de EPOC, bronquitis crónica, asma o enfisema pulmonar, tienen una absorción reducida de oxígeno en la sangre lo que disminuye su calidad de vida. La terapia de Airnergy fortalece el sistema de control y gestión total en el cuerpo y el sistema nervioso. Este último gestiona todas las funciones vitales del cuerpo, tales como el ritmo cardíaco, la presión sanguínea, el tono vascular en los tubos bronquiales, la producción de hormonas, la circulación de la energía, el sueño y el descanso, etc. Las personas que padecen de enfermedades pulmonares, no tienen la capacidad de equilibrio en el sistema nervioso para regular los tubos bronquiales. Con el tiempo, la falta de gestión antagónica, la expansión o contracción de los bronquios, da lugar a las células del pulmón que no funciona como debe de ser. Los procesos de regeneración y reparación no funcionan, lo que, a la larga, resulta en más problemas con limitaciones funcionales, y como consecuencia una mala calidad de vida. Los estudios e investigación de casos con enfermedades pulmonares demuestran que la tecnología Airnergy tiene un impacto positivo sobre el sistema nervioso y que se puede medir en la variabilidad de la frecuencia cardiaca (VFC).

Algunos artículos que pueden ser de interés:

Compendio Tratamiento EPOC: Airnergy-EPOC

Información Airnergy: QUÉ ES LO QUE NOS MANTIENE CON VIDA…?

Artículo Dr. Jung (en inglés) acerca de Airnergy y EPOC (= COPD): Airnergy_Article-COPD-COMED-Jung-02-2009

Artículo Respirar-salud-y-bienestar

Artículo El Principio Airnergy – Die Naturheilkunde

Algunos enlaces que sugerimos leer:

Tras las huellas de las fuerzas auto-curativas del organismo

¿QUÉ SON LAS TALES FUERZAS AUTOCURATIVAS DEL ORGANISMO?

¿Por qué insistimos en destruirnos? ¿No somos acaso el “homo sapiens”?

Sanación con Biophotónica y Espirovitalización – Entrevista TVN en Agosto 2017

Tres breves vídeos que sugerimos ver:

Tras las huellas de las fuerzas auto-curativas del organismo

El presente artículo fue escrito por Jorge Alberto Duque Mejía, Director del Centro de Respiración VITAL –AIRNERGY, Popayán, Colombia 

Para los que hemos tenido el privilegio de transitar por los senderos de lo que hoy se llaman las medicinas alternativas, o biológicas, u holísticas, no suena desconocido el título de estas líneas. Cosa distinta es saber si lo entendemos, si sabemos qué hacer con las tales fuerzas auto-curativas. Pensando primitivamente nos imaginamos que se debe tratar de algo que nos cura, algo distinto al médico, a la píldora, a la inyección y a lo que, de modo general, encarna la bata blanca y el estetoscopio alrededor del cuello.

Tratando de hacer un frío auto-análisis, debemos confesar que nosotros, los que presuntamente representamos la punta de la pirámide de la creación, no somos una especie muy sana que digamos. El número de enfermedades, sin tener en cuenta las que aún no han aparecido ni han sido bautizadas con algún nombre bien  raro, sigue creciendo a pesar de las ingentes cantidades de dinero y “ cerebro “  que se les invierte. Cada día hay más laboratorios,  ninguno parece quebrar por la subida o bajada del dólar. Pues claro, ¿cómo van a quebrar, si compran por toneladas para vender por miligramos?

Los médicos alternativos, aquellos que finalmente no se cansaron de nadar contra la corriente, siguen pescando en río revuelto para poder reforzar eso que, alguien, en algún momento, rotuló como   “fuerzas auto-curativas del organismo “. Lo hacen con hierbas, con homeopatía, con agujas chinas, con terapia neural, con electro-acupuntura, con  shiat-su. Aquellos que ya entendieron el tema de la energía, lo hacen con un consejo, con unas palmaditas en la espalda o con un  “ que Dios te acompañe! ”. Lo mejor de todo es que funciona, a pesar de nosotros mismos. Pero aun así, no le hemos podido tomar el verdadero pulso a ese concepto que se nos está volviendo espanto, el de las tales  “fuerzas auto-curativas del organismo”.

Remontémonos al momento en que Dios nos puso en este mundo, o por lo menos, tratemos de trasplantarnos a ese momento.  Es de suponer, que como todo lo que hace Dios, es bien hecho, nosotros también deberíamos suponer que quedamos bien hechos. Al fin y al cabo fuimos hechos a imagen y semejanza del Señor. En tal virtud, debemos suponer que Él no nos mandó para que pasáramos los lunes, los miércoles y los viernes de 7 a 11 de la mañana, en una sala de diálisis. Tampoco nos envió a tener que recibir múltiples sesiones de radio y/o de quimio-terapia. No creo que el Señor haya previsto que tengamos que tomar una pastilla para orinar, otra para defecar y otra para dormir. El que hayamos llegado a este estado de cosas no es culpa de nadie más que de nosotros mismos. Unas enfermedades poco analizadas, como la soberbia y el orgullo, nos han llevado a creer que estamos en capacidad de darle clases a la naturaleza, y algunos, al Maestro mismo.

Después de aventurarnos por unos vericuetos que sabemos no son del gusto de todos, creo que empezamos a entender qué son esas tales “fuerzas auto-curativas”. Son las que nos  mejoran / curan de la gripe sin química, sin laboratorios, sin efectos colaterales. Sí, con una simple agua de panela con limón y algo de jengibre rallado. ¿Pero quién hace que estas cosas tan sencillas, tan del diario, nos ayuden a salir de un estado tan lamentable como el que produce una gripe con todos los fierros? Precisamente las fuerzas auto-curativas del organismo. ¿Quién o qué hace que la herida de una cortada se cierre, sin suturas, sin anestesia, sin cirujano plástico? Esas benditas fuerzas auto-curativas del organismo. ¿Quién o qué nos avisa que debemos mantener una regularidad en nuestro tránsito intestinal, o que debemos orinar cada cierto tiempo? Esas gloriosas fuerzas auto-curativas del organismo.

Cuando el Creador nos puso a caminar sobre esta tierra, nos entregó lo fundamental para vivir y sobrevivir, con o sin manzana, con o sin serpiente. Como alimento primigenio nos entregó el oxígeno integrado en el combo que integra el aire que respiramos, el cual se compone de tres elementos, a saber: un 78% de nitrógeno, un 21 % de oxígeno y un 1% de gases nobles varios. Es  esa  la composición del aire que respiramos y ninguna otra. Lo que sale de una pipa o bombona de oxígeno en la UCI ( Unidad de cuidados intensivos), en urgencias o en el taller de soldadura autógena, no tiene la composición tripartita que tiene el aire atmosférico. Aun hoy, en un mundo en donde prima  la moda de lo gourmet, que no necesariamente es lo nutritivo,  es difícil encontrar el suficiente número de personas que entiendan y sepan claramente que, desde el punto de vista nutricional, lo más importante no es ni la chuleta, ni el beef-steak, ni el sancocho, ni la tortilla. Podemos vivir más de un mes sin probar nada sólido, unos ocho días sin pasar una gota de líquido, pero no más de 3 minutos, máximo, sin respirar. No es difícil colegir, entonces, que el alimento más importante es aquel que respiramos, que inhalamos, entre otras, gratuitamente. Desde luego que dentro del combo 78% / 21% / 1% lo que más nos interesa es el 21%, el oxígeno, pues sin él, no hay vida. Así de claro!!

Creo que si insistimos en seguir buscando por este camino, empezamos a acercarnos, eventualmente,  a entender qué y para qué son las tales  ”fuerzas auto-curativas del organismo “. Digo lo anterior, porque a esas tales fuerzas algo las tiene que mover. Algo tiene que hacer que una herida abierta tienda, normalmente, a cerrarse. El organismo, gracias a su inteligencia (que día a día es menos convincente) tiende siempre a la normalidad, a la armonía, a cerrar las heridas y no a dejarlas abiertas, a expulsar lo que estorba en el interior de ese cuerpo inteligente. Pero para hacer eso necesita de energía, como lo necesita para parpadear, para escuchar, para mover un dedo, para respirar, para ver, para caminar, para comer, para hacer la digestión, para dormir y para todo cuanto haga parte del metabolismo vivo del ser humano. Ahora sí viene la pregunta que eventualmente nos puede empezar a aclarar el camino ¿ de donde viene esa energía, de donde la saca el cuerpo? Sabemos que en el mundo material, la energía, entre otras, la generan las centrales eléctricas, con sus turbinas etc. Pues esta maravillosa obra de la naturaleza que es el ser humano, también dispone de centrales eléctricas, con sus respectivas turbinas y demás. Las centralitas eléctricas del cuerpo se encuentran anidadas en todas y cada una de los millones de millones de células y se llaman las mitocondrias. Estas diminutas centrales eléctricas generan, por día, el equivalente al peso corporal en energía, representada ésta en ATP (adenosina-tri-fosfato). Al igual que en el mundo externo, esas centrales trabajan día y noche, pues deben generar toda la energía que el cuerpo gasta las 24 horas del día, inclusive durante el reposo y el sueño. Las turbinas no se pueden dar el lujo de detenerse, so pena de que en  alguna zona del cuerpo, en algún órgano, en algún sistema, se produzca o un bajonazo en la energía o se produzca un apagón. El bajonazo podría equipararse a un determinado malestar, a un achaque menor, pero un apagón ya equivale a una enfermedad declarada.

Y nos seguimos acercando a las misteriosas “fuerzas auto-curativas”.  Pues resulta que esas turbinitas generadoras de la ATP-energía celular, no trabajan sino con un solo tipo de combustible, con oxígeno (102 = para los conocedores es el oxígeno singlete). Para que haya energía y, por consiguiente, luz estable y permanente en ese cuerpo humano, el suministro del combustible para las centrales eléctricas debe ser permanente y el combustible debe ser de excelente octanaje, de calidad óptima.

¿No será acaso que ese combustible tiene algo que ver con las tales “fuerzas auto-curativas del organismo? Ya sabemos que la química no es la que mueve esas fuerzas, más bien las inhibe, pues les quita responsabilidades, les pone muletas y simula reemplazarlas en sus funciones.

Creo que para un mejor entendimiento hay que analizar dos palabras en su acepción más clara: Las medidas específicas y las no específicas frente a una disminución de la energía, o sea frente al momento en que se hace presente un malestar, un achaque,  una enfermedad. La omni – abarcante y todopoderosa industria farmacéutica nos ofrece todo lo específico que queramos. Si es para orinar, nos brinda la pastilla para orinar, si es para defecar, nos ofrece el laxante pertinente, si es para dormir, nos brinda opciones light, médium y forte. Desde luego que en el inserto nos advierten de todos los posibles y eventuales efectos colaterales que pueden llegar a tener esos  específicos, amén de la posibilidad de que nos volvamos adictos al específico. Por otra parte se nos advierte que no sirve si no para una cosa, y si acaso llega a servir para otra, es por efecto rebote o como efecto colateral.

No creo que ninguno de estos específicos, con tantas reglas, limitaciones e intimidaciones, nos de luces sobre lo que andamos buscando: las huellas de las fuerzas auto-curativas del organismo. Más bien lo que creo es que nos las embolatan aún más.

Para poder dar con una idea clara de lo que esas fuerzas realmente son, tendremos que volver sobre el significado de lo que es  inespecífico, pues lo específico no parece satisfacer la amplia necesidad de energía faltante que nos agobia cuando se nos empiezan a presentar los  “ primeros apagones o bajonazos de voltaje ”.

En ese contexto no tenemos más que hacer que remontarnos a lo que es realmente elemental para vivir. Ningún ser humano puede vivir sin oxígeno. Dios nos lo entrega acompañado de otros dos componentes en el aire que pone a nuestra disposición para respirar, para vivir. Parece que es por aquí, por donde nos podemos meter para buscar y seguir la  huella a nuestras fuerzas auto-curativas, pues el aire que respiramos es inespecífico, no requiere de receta, no hay orden de remisión para hacerse a él, no lo venden en la farmacia de la esquina, no produce efectos colaterales y está a nuestra disposición las 24 horas del día y los 365 días del año. ¿Qué más podemos pedir? Además es gratis!!

Los investigadores alemanes de la casa Airnergy AG parecen haberle dado al clavo en toda la cabeza cuando estructuraron y pusieron en práctica la técnica de Espiro – vitalización.

¿Cuál es el gran descubrimiento? Es más sencillo de lo que pensamos, aunque haya implicado altísimos costos de investigación y de puesta en práctica. No creemos equivocarnos al pensar que los alemanes, como base de partida, concentraron  sus esfuerzos en esa combinación o combo de 78% de nitrógeno, 21 % de oxígeno y 1% de gases nobles varios. Ese es el combo que tiene a su disposición todo ser humano para respirar, para vivir y para sobrevivir. Así de sencillo!! Una vez entendido que lo que más nos atañe a nosotros, los humanos es el 21% ( oxígeno ), también tenemos que fijarnos en la calidad de ese 21%, pues sí vamos a centrar nuestra atención en lo  inespecífico por excelencia, más vale que ese 21% esté absolutamente limpio, energizado, cargado, ya que, finalmente, es el combustible que sirve para que nuestras centralitas eléctricas generen nuestra energía vital. Nada más ni nada menos! Para resumir el revolucionario invento de los alemanes, con tecnología 100% alemana, lo que lograron fue, apoyándose y copiando un proceso bellísimo de la naturaleza, el de la fotosíntesis, hacer que ese 21% de oxígeno contenido en el combo (78/21/1) salga super-cargado, energizado, como si se tratara de oxígeno de los Alpes, de aquellas regiones a las que el depredador humano aún no ha llegado. Pues resulta que ese aire atmosférico super – cargado, es el que respiramos en ciclos de 21 minutos cuando nos sometemos a una sesión de espiro-vitalización con los equipos de la casa Airnergy.

La experiencia de someterse a  una espiro – vitalización consiste en confrontarse, en toda la integralidad del cuerpo humano, con lo  inespecífico  por excelencia. Lo inespecífico equivale a lo básico, a lo fundamental, a lo esencial, a aquello sin lo cual la vida no es posible. O sea que lo necesitamos todos, sin importar la edad, pues todos, sencillamente todos, ya seamos pacientes de la medicina convencional o de la medicina alternativa, necesitamos del oxígeno.

Lo anteriormente afirmado es lo que nos explica el amplísimo rango de aplicaciones que se le ha encontrado a la espiro-vitalización. ¿Para qué es buena la espiro-vitalización? La respuesta es categórica: Para todo.

Al haber podido realizar, hasta la fecha, más de 2250 sesiones de espiro-vitalización y el haberles podido hacer el seguimiento, nos permite afirmar que los efectos, tanto en el bienestar subjetivo como en el objetivo, de las personas que se espiro-vitalizan, es plenamente positivo. Desde luego que hay casos espectaculares que deslumbran por la rapidez y por la forma como se presenta la normalización; otros se demoran un poco más, pero, al final de cuentas, se logra una interiorización por parte del paciente y al tiempo empiezan a cosechar los beneficios. Mucha gente afirma: “ A mí no es que se me haya quitado el dolor de tal o tal parte, pero eso sí, he vuelto a saber lo que es un sueño reparador”. Y después de un cierto tiempo de sueño reparador, de pronto, se dan cuenta que el dolor también ha desaparecido. Pero aparte del bienestar físico que ayuda a lograrse, uno de los “efectos colaterales” benéficos más importantes, es lo que se sucede a nivel anímico-perceptivo-espiritual.

Puede ser que la producción aumentada de serotonina ( hormona de la felicidad, como consecuencia directa del ingreso de un mejor combustible para las células ) sea la que le trae sosiego, tranquilidad y  “des-acelere”  a la persona. ¿ No será que, de pronto, esas fuerzas auto-curativas del organismo están volviendo a despertarse gracias a la espiro-vitalización, a la  inespecificidad de la cual todos los humanos requerimos ?

No cabe duda que el nivel de información al cual está sometida la población de hoy en día, es muy diferente a la especie de “borregismo complacienmte” con el cual nos arriaban en mi niñez y juventud. Claro que, en esos días, las formulaciones magistrales de las abuelas no tenían que competir con tantos laboratorios y vendedores de ilusiones como sucede hoy. Pero aun así, no existe un solo remedio de las abuelas que haya tenido que ser retirado del mercado por orden de las autoridades sanitarias, debido a los daños colaterales ( iatrogenias ) que produce. El agua de panela con limón y con jengibre para las gripas, sigue tan campante como cuando fue patentada por la primera de las abuelas.

Parece que nos acercamos a entender qué son las tales fuerzas auto-curativas del organismo y de quién dependen. Salvo mejor opinión, hoy considero que la espiro-vitalización en uno de los medios más inocuos y geniales para volver a despertar y llevar al sitial que se merecen a esas fuerzas auto-sanadoras del organismo que han venido estando amordazadas, esposadas y encadenadas por el facilismo y el mercantilismo de los laboratorios farmacéuticos.

Además de que las espiro-vitalizaciones no se llevan a cabo con química alguna, permiten que el organismo, otra vez cargado de energía limpia y proveniente de la naturaleza, genere en las personas un estado de bienestar que aumenta la eficiencia y eficacia en el trabajo, agudiza la mente, afina las defensas y, quizás como efecto colateral de la producción aumentada de serotonina, predispone a las personas a ser incluyentes, a querer ayudar, a servir.  Las vuelve conscientes del valor que tiene nuestro medio ambiente, del cual los únicos responsables somos nosotros. Al funcionario público, por ejemplo, encargado de velar por un aire limpio en las ciudades, le hace caer en cuenta de esos vehículos que hace rato debieron haberse chatarrizado en vez de andar por las calles y caminos contribuyendo a deteriorar nuestro alimento esencial, el aire que respiramos y que contiene ese sagrado 21% de oxígeno que es nuestra fuente vital. Ese funcionario que, gracias a la espiro-vitalización, adquiera la consciencia de la necesidad de su proceder para salvaguardar nuestro medio ambiente, ese sí le está sirviendo a la comunidad. Y parodiando una reciente frase que inmortalizará al Papa Francisco: < El que no viva para servir, no sirve para vivir>.

Apenas más y más empresas, como está sucediendo crecientemente en Alemania, les ofrezcan el beneficio de esta nueva modalidad respiratoria a sus empleados, empezaremos a ver una sociedad más ecuánime, más tranquila e incluyente. Nos podremos librar, o por lo menos empezar a librar, de ese enemigo invisible que es el estrés y que, indudablemente, es el promotor de una gran parte de la pérdida de nuestra energía ( léase del inicio de muchas de nuestras enfermedades ).

Nota de Ricardo Gevert:  En esta página web se podrá encontrar información adicional en español, inglés y alemán, tanto escrita como en videos. 

¿QUÉ SON LAS TALES FUERZAS AUTOCURATIVAS DEL ORGANISMO?

El presente artículo fue escrito por Jorge Alberto Duque Mejía, Director del Centro de Respiración VITAL –AIRNERGY, Popayán, Colombia                                                                                                                            

Con el avanzar de la tecnología, cada vez con menos tiempo para disfrutar de las comidas, teniendo que atender dos o tres celulares al mismo tiempo para responder igual número de what´s up, contestando y estando al día con las exigencias de las redes sociales, esquivando motocicletas desquiciadas y buses y busetas sin control alguno, tratando de cumplir horarios frenéticos, es poco el tiempo que nos queda para preocuparnos por nosotros mismos. Estos tiempos parecen caracterizados por el signo $$$ y por el signo que nos inventemos para personificar el ESTRÉS. Todo el mundo está estresado y todo parece estresarnos.

En medio de este ritmo tendemos a perder la noción del tiempo, del YO, del tú, del hogar, de la salud. Solo vale la competencia, el afán por ser el primero, no importa a qué precio.

No tenemos tiempo ni para preguntarnos si esto es vida.

Aprovechando ese desorden se empieza a romper el equilibrio, la armonía, eso que nos hace sentirnos bien y que sospecho son las “tales fuerzas auto-curativas del organismo”.

Porque a pesar de los descubrimientos asombrosos que se le deben atribuir a la medicina de hoy, ella no es capaz de curar a nadie. Esto puede sonar atrevido e irrespetuoso, sin embargo es la pura verdad.  Pues el más renombrado de los médicos, ante una fractura de hueso, lo mejor que puede hacer es entablillar o enyesar—- el que la fractura ósea suelde es trabajo que realiza el cuerpo con su propia “fuerza”.  Y así mismo puede suceder con las demás enfermedades, el médico tan solo puede proporcionar las condiciones óptimas para que nuestro “médico interior” actúe.

Ese llamado “médico interior” está de turno las 24 horas, Es así como constantemente se están adelantando acciones enzimáticas de reparación en nuestro ADN, es así como se forman millones y millones de células cutáneas al día y también es así como el revestimiento interior de nuestro intestino se renueva día a día en su totalidad.

La investigación sobre esas fuerzas autocurativas, aparentemente misteriosas, por lo invisibles,  se inició con el psico-sociólogo  Aaron Antonovsky (1923 hasta 1997), quién fuera el que acuñó el concepto de “saluto-génesis”. El centro de las inquietudes de Antonovsky no era otro que el de ocuparse de investigar qué es lo que mantiene sano a un ser humano. A esta idea se le contrapone la llamada “pato-génesis”, la que se pregunta qué es lo que enferma al ser humano. Antonovsky  opina que lo importante es que dejemos actuar con inteligencia las fuerzas innatas en cada organismo, fuerzas encargadas de la auto-regulación. Y quizás entre las más poderosas de esas fuerzas se encuentran nuestros pensamientos y nuestra actitud ante  situaciones específicas. Desde el momento en que desestimemos nuestras fuerzas o nos llenemos de temores, estamos inhibiendo la labor de nuestro sanador interno. Si, en cambio, nos llenamos de confianza en nuestro cuerpo y en nuestras capacidades y acompañamos esta actitud con pensamientos positivos y llenos de esperanza, de inmediato estamos activando nuestras fuerzas auto-curativas.

Pero por muy fuerte que sea la fe en las fuerzas auto-curativas, de nada servirá si el estilo de vida equivocado le impide la labor a nuestro sanador interno. Lo mínimo que debería llevarse a cabo para apoyar las fuerzas auto-curativas es:

  • Alimentarse balanceadamente con suficientes frutas y verduras
  • Ingerir por lo menos 1,5 litros de agua al día
  • Por lo menos 3 veces por semana ejercitarse físicamente
  • Procurar un sueño regular y suficiente (de 7 a 9 horas).
  • Tratar de deshacerse del estrés

Para poder dominar el estrés, primero tenemos que preguntarnos cómo y porqué es que llegamos a estar estresados. Es una cuestión de equilibrio. Si las recargas o excesos a los que nos exponemos sobrepasan los niveles de nuestras fuentes de fuerza, de inmediato entramos en situación de alerta, de estrés. ¿Qué tipo de situaciones nos hacen perder este equilibrio? Exceso de trabajo sin las necesarias horas o temporadas de descanso compensatorio; también las preocupaciones y los temores con relación a la salud, los pensamientos desesperanzadores  y el creerse “ sin salida “.  Todo lo anterior tiene el mismo efecto sobre nosotros. Se rompe el balance armónico que debe existir  entre los dos componentes del sistema nervioso vegetativo (el vago y el simpático). El simpático, aquel que nos pone en estado de alarma, toma las riendas, lo que conlleva  a una mayor producción de hormonas de estrés, tales como el cortisol.

Y como quiera que el antagonista, el nervio vago, no está en capacidad de ocuparse del debido procesamiento de estas hormonas y de la “distensión”, normalmente bajo su responsabilidad, se debilitan tanto el sistema hormonal como el sistema inmune. Y lo anterior no solamente lleva a una propensión mayor a enfermarse, sino que trae consigo un debilitamiento general de las fuerzas auto-curativas del organismo.

La meditación, por ejemplo, así como algunos ejercicios de relajación,  pueden contribuir al restablecimiento del equilibrio en  el sistema nervioso vegetativo. Además es muy importante lograr identificar qué tipo de esquemas mentales o de conflictos personales uno “arrastra” consigo, para tratar de salir de ellos.

Aunque se trate de un tema muchas veces arrinconado como “tubú”, la fe representa indudablemente una gran  fuerza promotora de la salud. Dentro del concepto de libertad de credos, no pretendemos estimular la creencia en ningún tipo de Dios, pues es ese un derecho y un privilegio del orden personalísimo y absolutamente respetable. Lo que se busca es la fe en algún tipo de fuerza sanadora. La Fundación Alemana para el Cáncer, por ejemplo, parte de la base que las oraciones y la fe en una mejoría, son factores que inciden definitivamente de manera positiva en el decurso de la enfermedad.

No debemos olvidar que, al fin y al cabo, nosotros nos movemos en el campo de las energías, de un polo positivo y uno negativo, de un Yin y un YANG, como dirían los chinos, en medio del  “prana “ o del  “chí ”, para darle cabida al concepto hindú y oriental de lo  que son las  energías o fuerzas “auto-reparadoras” del organismo. A esas energías no nos les podemos escapar, estamos inmersos en ellas.

Pero lo cierto es que nuestras “fuerzas auto-curativas” están sufriendo un asedio por parte de otras fuerzas que nos acechan  y frustran la iniciativa o acción de nuestro sanador interno. Esas fuerzas están representadas por la química ! La avalancha de medicamentos químicos con sus interacciones y efectos colaterales nocivos, química que se prescribe inmisericordemente bajo el pretexto de ser  “el menor de los males”. La increíble máquina procesadora de toxinas y de químicos que la naturaleza instaló en nuestro hígado, ya no alcanza a procesar y a dar cuenta de la cantidad de toxinas con las que se tiene que enfrentar a diario. Y no es solamente con el eventual licor que se consuma, es con la avalancha de mezclas químicas que salen de las prescripciones médicas, de todos los químicos con los cuales se preserva, se conserva y se disfraza la comida chatarra, símbolo hoy de nuestra cultura gastronómica .  Según un estudio realizado en Alemania, el 24,2% de los pacientes estacionarios en clínicas, están condenados a estar allí por causas  “iatrogénicas “. ¿ Y eso qué quiere decir? Qué están allí por obra y gracia de los efectos colaterales nocivos que les causaron los medicamentos “éticos” que les fueron prescritos.

Parece que una de las maneras de recobrar la posesión de nuestras “fuerzas auto-curativas” es acudiendo a la terapia espiro-vital de Airnergy. Esta modalidad respiratoria, patentada por los alemanes, nos confronta en vivo y en directo con un oxígeno activo, energizado, con lo que en química se describe como 102 u oxígeno singlete. Someterse a una sesión de espiro-vitalización no es ningún tratamiento médico ni puede compararse con ninguna otra modalidad de contacto con el oxígeno. La comparación más cercana es quizás la de irse de vacaciones a las montañas a respirar un aire sin polución, sin efectos colaterales y procedente directamente de la atmósfera. El contenido de ese aire sigue siendo el mismo que la naturaleza le concedió a la especie humana, desde Adán y Eva: 78% de nitrógeno, 21 % de oxígeno y un 1% de gases nobles varios. Lo único que ha variado es la calidad del 21% de oxígeno. El llamado desarrollo, la industrialización dirigida por el homo sapiens, ha contribuido notablemente a causar un enorme e irreversible deterioro en la calidad de esa sustancia vital, el oxígeno.

El afán desmedido de lucro de la industria farmacéutica y de sus agentes parece querer hacernos olvidar que  la SALUD es o debería ser nuestro estado normal; la ENFERMEDAD, en cambio, es o debería ser la excepción. Además hemos olvidado  que lo normal es que el cuerpo, cuando está enfermo o herido, se mejore, cierre la herida. Así no más, sin ayuda de nadie, tan solo con el apoyo de esas invisibles fuerzas auto-curativas del organismo, dirigidas por nuestro sanador interno.

Las sesiones de espiro-vitalización no son tratamientos médicos de ninguna especie, no pretenden serlo y no buscan invadir el monopolio de la salud aparentemente asignado a entidades cuyo desempeño no ha sido el más aplaudido y poco se ha preocupado por la verdadera salud. Si de buscarle definiciones y acomodo se trata, más bien podría definirse la espiro-vitalización como el  “sagrado derecho a ejercitar el más fundamental de todos los derechos, el de respirar”.

 No tiene restricciones ni de edad, ni de condición y todo el mundo las necesita como necesita de vacaciones cada cierto tiempo. No se entremezcla con químicos ni aditivos de ninguna índole, no se aumenta la proporción o el volumen del oxígeno contenido en el aire que respiramos, no se aumenta la presión. Es sencillamente el aire que respiramos, el que nos ofrece gratuitamente la naturaleza, pero con el 21% de oxígeno, que hace parte del “combo”, energizado, activado, como para “estrenar”. Una sesión de espiro-vitalización, tal como las venden en más de 2000 lugares hoy en día en Alemania  (consultorios, clínicas, spas, centros de belleza, centros de entrenamiento, talleres de meditación, lugares de preparación de deportistas de alto rendimiento y de ejecutivos de alta exigencia, etc, etc) es como trasladarse por 21 minutos a respirar aire purísimo en los Alpes o en cualquier otro sitio en donde aún se encuentra una calidad óptima del oxígeno contenido en el aire que respiramos.¿ A quién no le hacen falta unas vacaciones de esas?

Sea cual fuere la profesión que ejerzamos, o el oficio que desempeñemos, tenemos que aprender, no solo a respirar, sino a entender qué es lo que respiramos y cuáles son las múltiples y vitales funciones que desempeña ese oxígeno  que hace parte integrante y fundamental de lo que nos permite vivir. No sobra recordar que el oxígeno es el único combustible que hace funcionar nuestras centrales eléctricas intracelulares, las llamadas mitocondrias. Estas generan energía vital las 24 horas del día, lo hacen en forma de ATP (Adenosina – tri – fosfato). Esa energía vital es la que nos permite realizar todo lo que hacemos, desde parpadear hasta tomar la decisión de darle unas vacaciones a nuestros órganos, a nuestros tejidos, a nuestros sistemas, en forma de una espiro – vitalización.

¡ NO LO DUDEMOS !

Entreguemosle a nuestro cuerpo por un ratico el oxígeno que se merece. 

¡Démosle una manito a nuestro sanador interno!

Airnergy: TINNITUS AURIUM

Banner-TinnitusPor definición, el cuadro clínico del Tinnitus aurium – abreviado tinito – es una “percepción auditiva “, o sea una percepción de sonido. Es un suceso imaginario de sonido. Estos ruidos aparentes los percibe la persona como algo desagradable, son zumbidos, pitos, golpes, timbres, susurros, silbidos, ruidos o traqueteos. Científicamente al tinito se lo cataloga como un “síndrome”, debido a la multiplicidad de formas en que aparece y a la dificultad para sistematizarlo.

En Alemania ya es una enfermedad popular. Opiniones autorizadas de médicos y terapeutas opinan que el tinito puede ser la causa de trastornos en el sueño y de depresiones. Muchos reportan que, bajo estrés, se agudizan los sonidos del tinito y que, en una atmósfera de tranquilidad, se aplacan. Bajo distensión y bajo la dominancia del nervio parasimpático (el nervio de la distensión) se vuelven a tranquilizar las células de los sentidos del oído interno, hipersensibles éstas últimas. Los ruidos se amortiguan, se perciben menos.

La ya mencionada multitud de causas que puede tener el tinito hacen que su abordaje también tenga que hacerse desde diferentes orillas. Eventuales terapias de efectos positivos deberían orientarse hacia la totalidad de organismo.

El origen del tinito puede ser multi-causal. Una de ellas puede ser un trastorno circulatorio en el oído interno. Bajo el “rubro de tinnitus “ las Sociedades Alemanas de Otorrinolaringología y de Cirugía de Cuello recomiendan, en primera instancia y en casos agudos, velar por el factor circulatorio en la zona. Un osteópata o un terapeuta manual con experiencia podrán verificar si todo se debe a una malposición del cuello, y si es así, tratarla de inmediato.

stream-hs-by-airnergy-ahora-si-que-estamos-ante-algo-bueno-no-solamente-oidos-13983-9880887
Stream HS

Numerosos expertos – entre médicos y terapeutas – han confirmado el efecto estimulante de la circulación que se obtiene con Airnergy; hecho corroborado repetitivamente por la investigación y en la práctica. Esto nos lleva a colegir que una terapia con AIRNERGY como complemento tiene mucho sentido. Precisamente el uso local del Stream HS le ha demostrado a muchos que el tratamiento del tinnitus sí es posible. La Terapia Dermovital ofrece alivio y descanso en este cuadro clínico.

Airnergy Stream HS, también puede emplearse en pies, manos, así como en el caso de dolores de la columna vertebral, dolores de cabeza y migrañas, trastornos articulares de la cadera, rodilla, hombro, codo, así como contusiones, esguinces, magulladuras, distensiones y quemaduras. Asimismo ha mostrado buenos resultados en inflamaciones del oído medio y otras patologías del oído, de los senos para-nasales, dolores de muela ­ y mandibulares, así como enfermedades de la piel, trastornos propios de la menstruación, entre otros. 

Sanación con Biophotónica y Espirovitalización – Entrevista TVN en Agosto 2017

Muy buena entrevista de Jorge Hevia en el Programa Conectados, de la señal internacional de TVN, así como la oportunidad de poder mostrar – en mi propio caso real – un camino de sanación aún demasiado desconocido. Son 30 minutos, en donde Jorge en verdad me saca trote en la elocuencia.

No dejen de visitar las secciones de esta página que detallan informaciOn acerca de los tratamientos, así como el el testimonio que complementa este vídeo y que titulé Clavo Oxidado y la Biophotonica

¿Por qué insistimos en destruirnos? ¿No somos acaso el “homo sapiens”?

El presente artículo me lo compartió gentilmente Don Jorge Alberto Duque Mejía* 

Aunque parezca que no tenemos relación alguna con el tema, cada día nos involucramos más y más con el oxígeno. Las noticias sobre la contaminación ya se han convertido en el pan diario de los noticieros, las intoxicaciones masivas y de deterioro generalizado de la calidad  de vida están a la orden del día.

No es casualidad que la OMS (Organización Mundial de la Salud) ya se atreva a predecir que para el año 2020 vamos a estar acompañados sobre el planeta con algo así como 500 millones (500.000.000) de conciudadanos que padecerán de EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructivo Crónica). No creo que nuestros gobiernos, nuestros ministerios de salud, las autoridades y las empresas responsables, les hayan dedicado un solo segundo a esa noticia, a ese tsunami que se nos vino encima. La OMS ha cumplido con preavisarnos, ¿Quién o quiénes son ahora los responsables de poner en marcha las medidas para que el impacto pueda ser aminorado? ¡La tarea es de todos!!

Estamos en una época en que se habla mucho de los derechos fundamentales. El derecho a un juicio justo, el derecho al trabajo, a la libre expresión, a la libertad de cultos, a la libre movilización, a escoger el sexo que se desee, etc. Pero, al parecer, nunca nos  hemos detenido a preguntarnos cuál es el más fundamental de todos estos derechos. No tendremos que penetrar en profundidades insondables para llegar a colegir que el más sagrado y esencial de todos los derechos es el derecho a la vida. Creo que sobre esto habrá unanimidad total de criterios. Lo siguiente que debemos preguntarnos, es sobre el ¿cómo hago para ejercer plenamente ese sagrado derecho? Y concluimos que la respuesta es muy fácil: Simplemente RESPIRANDO.

Sí, respirando esa mezcla vital que Dios puso a nuestra disposición y de forma gratuita, que es el aire que respiramos. Ese aire que está arriba, abajo, al lado, adelante, atrás. Ese aire integrado por tres elementos fundamentales: 78% nitrógeno, 21% oxígeno y el restante 1% conformado por gases nobles, tales como criptón, argón, etc. Fórmula ésta que no proviene de ninguna aula universitaria, ni de ningún laboratorio transnacional. Es una fórmula, por llamarla de alguna manera, divina. Es la misma fórmula que le tocó respirar a Adán y Eva, sólo que el 21% de aquel entonces era de una calidad bastante mejor que el 21% que nosotros mismos nos hemos encargado de degradar, tanto para nuestra propia desgracia como para la de nuestras generaciones venideras. Cómo no será de grave la situación, que en algunas ciudades del mundo “civilizado”, durante una buena parte del año, ese aire atmosférico, el mismo que Dios nos regala sin costo alguno, ya “no es apto para consumo humano”, o como se lee en las cajetillas de cigarrillos “puede  ser peligroso para su salud”. ¡O sea que ya existe advertencia hasta para respirar!

Con el mismo ingenio con el cual nos estamos precipitando hacia las impresoras en 3D, hacia los vehículos auto-guiados, hacia los viajes interestelares, deberíamos prestarle atención a la manera cómo podemos lograr que ese insumo vital (el aire atmosférico) logremos inhalarlo tal como la naturaleza nos lo brinda, en su composición original y con el componente oxígeno ojalá parecido a lo que era otrora.

En este campo la tecnología alemana, tan superior como en todas las áreas en la que nos la encontramos, nos brinda lo que han dado a llamar la ESPIROVITALIZACIÓN. Con tecnología de punta y de última generación, han logrado  “copiarle al sol “ el bellísimo proceso de la fotosíntesis, facilitándonos así , con absoluta limpieza y desprovisto de todo contacto con la química, una manera inofensiva pero efectivísima de volver a respirar el aire atmosférico con el grado de pureza que nos merecemos. Esta forma de “respiración VITAL” ha logrado ganarse, en su país de origen, el mercado de los ciudadanos de la tercera edad, tan abandonado éste en nuestro medio, el de los deportistas de alto rendimiento, de los asmáticos y de todos aquellos a los que, de una u otra forma, ya los alcanzó el preaviso de la OMS sobre el temido EPOC. La Espiro-vitalización la han llegado a considerar como el “gimnasio para el sedentario”, como la gran dispensadora de eso que llamamos “calidad de vida”.

Como por ninguna parte oficial se vislumbra un real esfuerzo para preocuparse por el medio ambiente, cuyo epicentro es precisamente el oxígeno, tendremos que arreglárnosla para que los sistema de salud se hagan a la posibilidad de ofrecernos esta maravillosa forma de prepararnos para el inexorable deterioro mayor del medio ambiente que parece tan inevitable, como lo son los daños que ha “logrado” el ser humano infringirle a la naturaleza, muchos de ellos ya con el triste sello de irreversibles.

No desaprovechemos el sagrado derecho que tenemos a informarnos para que no nos atrapen tan desprevenidos, tanto ese monstruo de cuatro letras llamado EPOC, como los demás males que se derivan de nuestra estúpida desatención con el medio ambiente.

El Sr. Duque hace referencia a Energía Espirovital

*Don Jorge Alberto Duque es miembro del consejo médico científico de Airnergy, así como líder del Centro de Consultoría en Medicinas Biológicas, “Los Robles”, Popayán, Colombia. En América Latina fue pionero en la introducción de la espirovitalización y ya alcanzó 12.000 espiro-vitalizaciones en pacientes.  Junto a su ya fallecido hermano mayor, Germán, la Terapia Neural de los hermanos Huneke les fue entregada directamente por el Dr. Peter Dosch y por el Profesor Dr. Franzl Hopfer, los más preclaros exponentes de la Terapia Neural en sus días. El Dr. Reinhold Voll, creador y padre de la Electroacupuntura según Voll, también los honró con su presencia en Popayán y el Sr. Duque pudo acompañarlo alrededor del mundo dictando sus conferencias sobre EAV, eventos en los que el Sr. Duque yo actuaba como su traductor del alemán a inglés, al español o a francés. El Dr. Hans Heinrich Reckeweg, fundador y propietario de la Casa Heel de Baden Baden (el más trascendente fabricante de medios homeopáticos en e mundo) le encomendó la apertura de las representaciones de Heel para toda América, cosa que llevó a cabo en maratónicas jornadas durante 42 fines de semana ya hace más de 20 años. En su sede, en vida de su hermano, la Hacienda Los Robles, en Popayán, veían hasta 130 pacientes diarios rodeados de médicos pasantes de muchos países hispanoparlantes. Hoy la lleva a una escala algo menor.